8 alimentos que son excelentes para tu piel

Advertisements



Uno de los factores clave para estar y vernos saludables es sin duda la calidad de nuestra piel, y esa calidad depende de los cuidados que le proporcionemos desde la juventud. Aunque si bien es cierto que los genes son un factor indiscutible, por fortuna, está principalmente en nuestras manos lograr que nuestro rostro permanezca lozano y radiante.

Para lograrlo, es necesario que le demos atención integral, lo que implica tanto tratamientos externos (serums, cremas o protector solar), como internos.

Los alimentos que ingerimos juegan un papel preponderante, ya que contienen vitaminas, minerales y otras sustancias que nutren nuestra piel, proporcionándole firmeza, elasticidad y luminosidad. Por lo tanto, si llevamos una dieta alta en alimentos procesados y comida chatarra, nuestra epidermis también lo reflejará.

En este artículo te proporcionamos una lista de los alimentos clave que no deben faltar en tu alimentación.

 

 

Pescados grasos
El ácido graso Omega 3 que contienen los pescados grasos como el salmón y las sardinas, ayuda al cuerpo a generar componentes antiinflamatorios que mantienen la piel tersa y humectada. También son una fuente de proteína de alta calidad, un macronutriente esencial para la construcción de músculos y tejidos, proporcionando firmeza.

 

 

Aguacate
El aguacate es uno de los mejores aliados en el cuidado de nuestra piel, ya que su alto contenido de ácidos grasos Omega 9 (mejor conocido como ácido oleico) favorece la suavidad y la humectación de la epidermis, regenera las células y repara el daño cutáneo.

También contiene antioxidantes, que además de combatir la inflamación, incrementan la densidad y grosor de la piel, mejorando su tonicidad y apariencia.


 

Frutas y vegetales coloridos
Las frutas y vegetales contienen grandes concentraciones de antioxidantes, los cuales se encargan de combatir los radicales libres que provocan daño celular y envejecimiento.

Es importante que sean de distintos colores, pues cada color proporciona diferentes vitaminas y minerales, como la vitamina C, que es precursora del colágeno, una proteína que forma la estructura a la piel, manteniéndola fuerte.


 

Nueces y semillas
Las nueces y semillas contienen proteína, ácidos grasos esenciales, vitamina E (un poderoso antioxidante), vitamina C y zinc, un mineral involucrado en el funcionamiento de las glándulas sebáceas y en la reparación de las células de la piel. En este grupo se incluyen nueces, cacahuates, almendras, y semillas como la chía, ajonjolí, semillas de calabaza y de girasol.

 

 

Brócoli
El brócoli es alto e vitamina C y betacarotenos, precursores de la vitamina A, que ayudan a frenar el envejecimiento prematuro de la epidermis, potencializan la función antioxidante de otras vitaminas y protegen el colágeno de agresiones externas, como la contaminación o los rayos solares.

Asimismo, este vegetal contiene sulforafano, un antioxidante que ayuda a regenerar los tejidos, y que es más potente que las vitaminas C, E y A.


 

Chocolate oscuro
El chocolate oscuro es un gran alimento con efecto antienvejecimiento. El cacao es uno de los alimentos más altos en antioxidantes, gracias a los flavonoles, los cuales se encargan de proteger a la piel del daño que provocan los rayos solares y de los radicales libres que causan el envejecimiento prematuro.

El chocolate también contiene minerales como magnesio, cobre, potasio y hierro, que también nutren la piel.


 

Granos enteros
Los granos enteros son principalmente conocidos por su aporte de fibra, que ayuda a eliminar las toxinas, lo que hace a la piel menos propensa a brotes de acné.

Sin embargo, uno de los mayores beneficios de los granos es su contenido de vitaminas y minerales, como vitamina E y zinc, nutrientes que protegen la piel de los radicales libres y reparan el daño celular. El selenio por su parte, favorece la elasticidad de la epidermis.


 

Huevos
Este alimento de origen animal contiene una amplia gama de vitaminas y minerales que benefician a la epidermis. Las claras de huevo son altas en proteína, que fortalece la piel y combate el exceso de grasa, mientras que las yemas aportan vitamina A, que participa en el desarrollo de células nuevas, y luteína, que protege a la piel del sol, además de vitaminas B, D y E.