8 ingredientes clave en tratamientos y cremas faciales antienvejecimiento

Advertisements



Hoy en día, combatir el paso del tiempo y mantener una piel radiante y más joven no es imposible. Existen en el mercado diferentes opciones y para todos los bolsillos, enfocadas a darle a nuestra piel lo que necesita: nutrición, resistencia, firmeza, luminosidad. Para lograrlo sólo tenemos que buscar los ingredientes adecuados en nuestros productos de belleza, y ser constantes en su aplicación.
Aquí te damos una lista de 8 ingredientes esenciales en los tratamientos antiedad, y cómo funcionan.

 

 

Retinol
El retinol es un derivado de la vitamina A que funciona como un ligero peeling, y ayuda a eliminar manchas y pequeñas arrugas. Los retinoides en general hacen las capas de la piel más delgadas y lisas. El retinol destapa los poros bloqueados, reduce su tamaño, elimina las células muertas y estimula la renovación celular. También incrementa la producción natural de ácido hialurónico y colágeno.

 

 

Vitamina C
La vitamina C es un precursor del colágeno, por lo que incrementa su concentración en la piel, dándole más volumen a la vez que reduce los signos de la edad, como las líneas de expresión y las arrugas. Además, la vitamina C es un importante antioxidante, por lo que protege la piel y combate el daño que causan los radicales libres. Por si fuera poco, también reduce las manchas y mejora la textura de la piel en general.


Vitamina E
La vitamina E es un poderoso antioxidante que combate los radicales libres que dañan y envejecen la piel, neutralizando la oxidación. El cuerpo no produce vitamina E de forma natural, por lo que es esencial consumirla en nuestros alimentos, además de aplicarla en nuestra piel con tratamientos cosméticos. La vitamina E también reduce la inflamación del cuerpo y de la piel.


Vitamina K
La vitamina K tiene una función anti-envejecimiento vital, al mejorar la circulación sanguínea, lo que contribuye a remover el calcio que se deposita en las fibras de elastina, causando que se endurezcan y se produzcan arrugas. Es particularmente efectiva como ingrediente en las cremas para la zona alrededor de los ojos. También es eficaz contra los hematomas, cicatrices, quemaduras y estrías. Favorece la hidratación y proporciona luminosidad.

 

 

Acido hialurónico
El ácido hialurónico es un poderoso humectante que se encuentra naturalmente en nuestro cuerpo, pero que comienza a disminuir alrededor de los 35 años, causando pérdida de volumen y de firmeza. Su mayor beneficio es su capacidad para atraer agua, por lo que es un aliado ideal en tratamientos de belleza, al darle al rostro una apariencia más tersa y rellenar las líneas de expresión.


Acidos alfa hidróxidos
Los ácidos alfa hidróxidos, también llamados AHA, son ácidos de origen natural que se obtienen de frutas como limones y naranjas. En este grupo se encuentran el ácido glicólico y el ácido láctico, entre otros. Estos ácidos funcionan como exfoliantes, eliminando las células muertas de la superficie de la piel, e incrementan el flujo sanguíneo. También combaten manchas, decoloración y daño causado por el sol, pues inhiben la formación de melanina. El ácido glicólico en particular, tiene una cadena molecular muy pequeña, por lo que su penetración en la piel es más rápida y profunda. Los AHA regeneran la piel y reducen las arrugas.


Extracto de té verde
El té verde tiene poderosas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Sus beneficios antiedad se atribuyen a los polifenoles, un tipo de flavonoides que reduce el daño causado por el sol, protege la piel del cáncer, y disminuye la descomposición del colágeno. Los polifenoles del té verde también estimulan la regeneración celular y reducen el envejecimiento de los vasos sanguíneos.


Resveratrol
El resveratrol es un antioxidante que se encuentra en plantas y frutos como moras, uvas rojas y grosellas, que combate la oxidación, reduce la apariencia de las líneas de expresión, regenera las células de la piel y mejora la apariencia del rostro en general. Tiene propiedades antiinflamatorias, estimula la producción de colágeno y elastina, y lo más importante: Estudios han revelado que parece actuar de forma directa en un gen relacionado con la longevidad, retrasando el envejecimiento.