13 Enormes Cosas Que Alejan A Los Hombres De Que Las Mujeres No Saben Nada

Advertisements

No te gustaría salir con alguien sin sentido de humor, ¿verdad? Apariencia, vestimenta, fuerza – todo es importante, pero un buen sentido del humor siempre será más importante que estas cualidades superficiales. El humor es lo que se queda para siempre, mientras que la apariencia se desvanece. ¿Pero por qué el humor? Bien, parece como ser que una persona con un buen sentido del humor sabe cuándo decir un chiste y cuándo actuar seriamente. También saben cuándo decir una frase chistosa y cuándo añadir más a una historia a un chiste para hacerlo más gracioso. La parte más importante para evitar el convertir cualidades positivas en cosas que ahuyentan a los demás, es saber el cuándo detenerse. Aquí están algunas de las cosas que las mujeres presenten para aumentar a los hombres, sin ni siquiera saberlo.

 

 

1. Ser demasiado infantil
El actuar como un niño es muy tierno. El poner apodos de cariño es muy tierno, el hablar como bebé algunas veces puede ser tierno, y el hablar como bebés parece ser algo de lo que todo el mundo habla en las últimas semanas. Sin embargo, hay un momento y lugar para todo. Si te pasas más allá de lo normal con tu comportamiento de niño chiquito, rápidamente puedes pasar de ser tierna a ser increíblemente molesta. Algunas veces, las situaciones llaman para una actitud más seria, y el comportamiento infantil sólo hará que una situación se empeore en lugar de neutralizara.

 

 

2. Ser torpe
Igual que el párrafo anterior, el ser torpe convierte el socializar a ser niñero. Siempre está bien cuando las personas tienen pañuelos y servilletas cuando más los necesitas, pero hay una diferencia entre el necesitarlos de vez en cuando y así hacer cada salida como una película de espías, con todo y bolsas llenas de pañuelos húmedos, servilletas secas, removedores de manchas, y curitas (en caso de cortadas). Y todo esto ni siquiera empieza a cubrir la vergüenza de segunda mano de estar alrededor de una persona torpe.

 

 

3. No tomar decisiones
El algunas ocasiones sólo tienes que tomar control de la situación y ser asertivo sobre lo que deseas. Esto es para todo – desde las decisiones más simples (como el qué cenar) hasta las grandes (como decidir entre una boda de reunión pequeña o una en algún destino). Muy seguido, la gente cae en el hábito de evitar el tomar decisiones. Lo entendemos. Existe una presión para no cometer errores, la presión de elegir algo que tu pareja no disfrutará, y muchas más. Sin embargo, de vez en cuando es importante el tomar decisiones atrevidas y con seguridad. Si todo lo demás falla, ¡nadie jamás dijo el no poder tener una pizza para cenar!


4. Chismear
Al igual que todo lo demás, existe un límite para qué tanto chisme una persona puede escuchar antes de empezar a dudar de la integridad e confiabilidad de una persona chismosa. Por supuesto, siempre es interesante el saber qué está sucediendo detrás de las escenas con algunos amigos y colegas en el trabajo, pero hay una diferencia entre “decir cositas” y convertirse en un equivalente humano un programa de chismes de televisión.

 

 

5. Limpieza e higiene
¿Tenemos que molestarnos en mencionar esto? Nadie quiere vivir en un ambiente de laboratorio y dedicar muchas horas de cada día a la limpieza del mismo, pero nadie tampoco quiere vivir en un caos. Claro, el tener una noche relajada, ordenar comida a casa, el ver un poco de Netflix, y luego ir a dormir es un gran momento. Sin embargo, es igualmente importante el tomar un poco del tiempo del día a sacar las cajas, sacudir la mesa, barrer el piso, limpiar los platos, tomar un baño y ponerse una mascarilla.


6. Dominante
Aunque la mayoría de los hombres se comportan como si quisieran que sus novias sean sus madres, no desean una novia dominante. Por supuesto, demasiados hombre legítimamente ni siquiera pueden sobrepasar sus vidas solos, pero en cierto punto, la presión de una novia dominante los hartará, y el cuidado y atención serán vistos como un comportamiento dominante.

 

 

7. Hacerse la tonta
Nadie es perfecto en todo. Incluso los científicos cerebritos tienen problemas con algunas preguntas básicas… algunas veces. Sherlock Holmes no sabía nada del Sistema Solar. Todos tenemos nuestras fuerzas y debilidades. Los problemas llegan cuando las personas se hacen las tontas a propósito para hacer que la gente a sus alrededores se sientan mejor. Nadie se beneficia de esto. Una cosa es el pedir un consejo, recordatorios, o el aclarar algo, y otra cosa es completamente diferente el pretender el ser tonto para recibir simpatía y atención.


8. Fingir interés
La comunicación toma mucho trabajo. Es fácil el encontrar cosas de qué hablar durante el “período de luna de miel” de una relación, pero es mucho más difícil el animar debates y discusiones genuinas más adelante. Algunas veces, la opción más simple parece ser el disimular el estar interesado sobre qué está diciendo tu pareja, pero eso rápidamente se puede hacer notable y sólo empeora el problema. La única cosa que es peor que decir de forma explícita que no te importa, es el pretender que sí te importa – es vergonzoso y desanima al mismo tiempo. La comunicación toma esfuerzo, pero no este tipo de esfuerzo.

 

 

9. Actuar de cualquier manera menos como sí mismas
Hablando de “hacerse el tonto” y ser demasiado “infantil”, el actuar como cualquier cosa pero como tú mismo es una relación definitivamente es algo que desalienta. Estoy seguro que todos nosotros disfrutamos el actuar hasta cierto punto, pero lo mejor es el dejar tus habilidades para actuar en tu habitación. Si quieres una relación real, tendrás que ser real con tu pareja.


10. No respetar el tiempo
El balancear el trabajo, los pasatiempos personales, y la salud personal, ya de por sí es difícil. El añadir a otra persona a la ecuación hace que las cosas se hagan todavía más difíciles. Es importante el recordar esto sobre ti mismo y de tu pareja. Obviamente, esto funciona en los dos sentidos – no les permitas faltarle al respeto al tiempo que necesitas para cuidar de ti mismo, pero también toma en cuenta sus necesidades y no te entrometas en sus “tiempos personales” sólo porque quieres atención.

 

 

11. Sentirse con derecho
Como mi abuelo solía decir, “La única cosa que tengo que hacer es pagar impuestos y morir”. Ya que eso es de alguna forma algo mórbido de ver la vida, él tenía más o menos la razón. No hay nada sobre lo que tengas derecho en una relación – no tu tiempo totalmente con él, no sus amigos, su dinero, su mascota, o sus pertenencias. Una cosa es el comunicar claramente sus necesidades de una forma asertiva, y es una cosa muy diferente el actuar como si tuvieras el derecho.


12. Manipulación emocional
La manipulación emocional nunca está bien. Ya que es mucho más común para las mujeres el recibir la manipulación emocional, es importante el poner atención a las cosas y señales de alerta sobre este tipo de comportamiento. Asegúrate siempre que la culpa no es un factor que impulsa para lograr manipular a nadie.

 

 

13. Problemas de comunicación
La buena comunicación es una base sólida para cualquier relación. Esto significa que ambas partes tienen que ser buenos escuchantes, y necesitan tener la capacidad de comunicar sus propias necesidades y desean el bien para su pareja. Aquí, las buenas habilidades para escuchar son más importantes – para ambas partes de la pareja. El tener la capacidad de eliminar información útil sobre tu pareja por separado de sus emociones, te ayudará de forma significativa el que entiendas la raíz del problema. El nunca reconocer que tu pareja tiene sentimientos y necesidades que pudieran ser diferentes de las tuyas, definitivamente las alejan y desaniman.

Loading...
Advertisements