7 razones por las que debes viajar sola alguna vez en la vida



Seguramente ya las has visto: En un café, en el autobús, o tomando fotos en ruinas arqueológicas, con la mochila al hombro. Son las mujeres que viajan solas, y que, por lo tanto, ya descubrieron lo maravilloso que es.

Todos sabemos que el mundo es un lugar difícil, y en particular para las mujeres. Esa realidad muchas veces nos frena para hacer cosas que deseamos o que al menos, nos dan curiosidad, como viajar solas. Pero lo cierto es que hacerlo, con las debidas precauciones, es una de las mejores aventuras, transformadora y poderosa, que todas deberíamos experimentar al menos una vez.

En este artículo te presentamos 7 razones por las que debes viajar sola alguna vez en la vida.

Te ayudará a vencer tus miedos

La sola idea de viajar por tu cuenta puede ser aterradora. Y en nada ayuda que tus amigos y familiares te recuerden lo peligroso que es el mundo. Sin embargo, quienes viajan solas con frecuencia te podrán decir que los peligros son mucho menores de lo que pensamos.

Una vez que te aventures vencerás ese miedo y no solo disfrutarás tu viaje, también estarás orgullosa de ti misma por haberte atrevido y por haber enfrentado muchas de tus inseguridades en el camino.

Tú decides qué hacer y qué no

Cuando viajas en pareja o con amistades, es inevitable que existan desacuerdos sobre las actividades: Dónde comer, qué lugares visitar, que sitios no valen la pena y demás. Pero cuando viajas sola, las posibilidades son inmensas porque solo dependen de ti.

Tú armas tu itinerario a tu entero gusto y viajas a tu ritmo. Sin críticas ni discusiones. Eso es libertad. ¿No es genial?

Podrás conocer personas de todo el mundo

Seamos sinceros: Cuando viajas acompañada, sociabilizar con desconocidos no es común. Solemos centrarnos en nuestro grupo de viaje y se acabó. Pero andando por tu cuenta descubrirás que hay mucha gente dispuesta a entablar nuevas amistades, y muchas personas viajando solas como tú, y que además, comparten tus mismos intereses.

En todas partes del mundo podrás encontrar gente interesante y divertida que enriquecerá tu viaje.

Aprenderás a conocerte mejor a ti misma

Es siempre en la soledad como más crecemos y aprendemos sobre nosotros mismos. Cada día de tu viaje será un reto diferente, y descubrirás cosas de ti misma que desconocías, para bien y para mal, y que no podrías conocer de ninguna otra forma.

Te darás cuenta de lo que te gusta en realidad y lo que no, sin la presión o influencia de otras personas.

Mejorarás tus habilidades de planeación y organización

Todos los aspectos de tu viaje serán tu responsabilidad y de nadie más. No habrá otro a quien culpar por llegar tarde al aeropuerto o por no comprar por anticipado las entradas al museo.

Esa responsabilidad te generará más estrés del usual, pero en cuanto descubras que puedes resolver todo por tu cuenta, tu confianza en ti misma se fortalecerá, e incluso, desarrollarás habilidades que te serán muy útiles en adelante.

Nada mejor para salir de tu zona de confort y fortalecer tu sentido de independencia.

Descubrirás la amabilidad de las personas

Hay viajeros que se dedican a visitar los países más “peligrosos” del mundo, solo para descubrir que la realidad no es la que nos presentan los noticieros.

Si bien los riesgos siempre existen, lo cierto es que hay gente amable en todos lados, y lo descubrirás aún más viajando sola, pues precisamente por esa razón, muchas personas estarán dispuestas a ayudarte, aconsejarte y guiarte, preocupadas por tu bienestar. Esta solidaridad es más evidente hacia las mujeres.

Tendrás una nueva visión del mundo que te rodea

La compañía que tenemos en nuestros viajes define en buena parte la calidad de la experiencia, buena o mala. Viajando sola, explorarás el mundo con otros ojos, desde una perspectiva imposible de tener cuando viajas con amigos o pareja. Además, estando sola, podrás concentrarte mucho más en tu entorno, sin distracciones.

Esta nueva visión te enriquecerá y te cambiará para siempre. Te lo advertimos, lo más probable es que te vuelves adicta a la experiencia y decidas viajar por tu cuenta muchas veces más.