7 razones por las que los ejercicios HIIT son los más efectivos



Es bien sabido que en cuestiones de salud y de pérdida de peso, practicar ejercicio con regularidad y llevar una buena alimentación es indispensable.

Modas van y modas vienen en tipos de entrenamiento, sin embargo, siempre se pueden encontrar estudios que demuestren su efectividad real, y en eso, los ejercicios HIIT (High Intensity Interval Training) están más que avalados.

Este tipo de ejercicio consiste, como su nombre lo indica, en intercalar periodos de ejercicio muy intenso, con otros de recuperación.

Aunque todas las modalidades de actividad física te van a aportar beneficios, si lo que buscas es quemar grasa de forma rápida y mejorar tu salud, el entrenamiento HIIT es tu aliado.

No necesitas invertir mucho tiempo

Una de las principales razones por las que las personas no practican ejercicio con regularidad es por la falta de tiempo. Por fortuna, ese no es un problema con el entrenamiento HIIT, ya que basta con una rutina de 20 minutos para que obtengas los mismos beneficios que con otras actividades más intensas o del doble de duración. Si eres principiante, con 10 minutos es suficiente.

Aumenta el metabolismo basal

El metabolismo basal en un factor clave en la pérdida de peso, por lo que lograr que nuestro organismo funcione de manera más eficiente nos ayudará a quemar más calorías, aunque estemos en reposo.

Según los expertos, los ejercicios HIIT son los más efectivos para acelerar el metabolismo, ya que mantiene el incremento de la tasa metabólica durante más de 24 horas después de haber hecho el ejercicio.

Te ayuda a quemar grasa

El HIIT ayuda a eliminar grasa porque ese proceso requiere consumir oxígeno, y cuando más oxígeno entra al cuerpo, más grasa puede quemar.

Un estudio reveló que un grupo de personas que practicaron HIIT durante 20 minutos tres veces por semana, perdió dos kilos de grasa en cuatro meses, sin haber hecho ningún cambio en su alimentación. Sin embargo, lo más importante es que redujeron 17% de grasa visceral, que es un factor de riesgo en diversas enfermedades.

Además de lo anterior, hay investigaciones que señalan que el HIIT suprime el hambre, al inhibir la producción de grelina, la hormona del apetito.

No pierdes músculo

A diferencia del ejercicio cardiovascular prolongado, en el que después de 40 minutos el cuerpo comienza a quemar músculo, en el HIIT, gracias a su más corta duración, eso no sucede. Por el contrario, las personas poco activas que comienzan a practicar este ejercicio, han observado un aumento de masa muscular. Esto se debe a la naturaleza aeróbica-anaeróbica de este tipo de entrenamiento.

Aumenta la hormona de crecimiento, entre otras

Practicar ejercicios de intervalos de alta intensidad produce un coctel hormonal durante las siguientes 72 horas: Incrementa las catecolaminas, el cortisol y la epinefrina, entre otras.

Esto se traduce en: Efecto antiinflamatorio, aumento de quema de grasa, y aumento de masa muscular, gracias al incremento de la producción de la hormona de crecimiento.

Estudios arrojan que este aumento puede llegar hasta 450%, después de 24 horas de haber realizado el ejercicio. La hormona de crecimiento también tiene un efecto antienvejecimiento, ya que estimula la regeneración celular.

Lo puedes practicar en cualquier lugar y con variedad de ejercicios

El HIIT es un entrenamiento muy versátil, ya que se puede aplicar a diferentes ejercicios, desde pliométricos en la sala de tu casa, hasta natación, ciclismo o carrera. Solo tienes que elegir el que prefieras, y ejercitarte con intervalos de alta y baja intensidad.

Esta flexibilidad también ayuda a que sea más fácil mantener la rutina a largo plazo.

Mejora la salud cerebral

Al incrementar la hormona de crecimiento mejora la sensibilidad a la insulina. Como bien sabemos, el exceso de insulina en el cuerpo se relaciona con diversas enfermedades neurodegenerativas como demencia y Alzheimer. Además, este entrenamiento tiene un efecto antiinflamatorio, lo que combate también la inflamación de las células cerebrales.

El HIIT es especialmente recomendable para revertir los efectos de la obesidad, mejorando funciones como el aprendizaje y la memoria.

Asimismo, el ejercicio de alta intensidad estimula la producción de neurotrofinas, que se encargan de la supervivencia de las neuronas.