8 Trucos Para Detener el Maskne



A medida que el COVID-19 se acerca a su primer aniversario, el llevar una máscara se ha convertido en una realidad diaria para muchos de nosotros. Apoyamos plenamente todas las precauciones que se están tomando en los espacios públicos, pero nuestra piel ha sufrido una paliza durante este tiempo. ¿Recuerdas los días en que podíamos estar hombro con hombro en medio de una multitud de personas desnudas sin ninguna consecuencia? Bueno, todos nos enfrentamos a una nueva era, y con eso, necesitamos agregar nuevos pasos a nuestro régimen para el cuidado de la piel.

¿Qué es el maskne?

Maskne es el acné facial causado por la presión de fricción y el roce de la máscara. Incluso aquellas personas bendecidas con una buena piel están teniendo brotes maskne, y para las personas que ya sufren de piel grasa, acné o quistes, es un desastre. Sin embargo, dado que esto podría ser una parte necesaria de nuestro futuro por un tiempo, es importante conocer los diferentes trucos y consejos que pueden ayudarte a mantener una piel perfecta durante los veranos húmedos y los inviernos secos y duros.

1. ¡NO todas las máscaras son iguales!

El material de tu mascarilla es muy importante, aunque las mascarillas quirúrgicas azules son las más fáciles de conseguir. Las opciones desechables generalmente están hechas para adaptarse a la cara de un hombre y, aparte de ser incómodas, no están hechas de materiales transpirables. El algodón es una buena alternativa que causa menos irritación, pero las texturas de seda o satén serán las que menos fricciones causen. En términos de ajuste, elije una máscara que se ajuste perfectamente a los bordes de tu rostro. Esto minimizará el movimiento y, por lo tanto, ese frotamiento frustrante.

Además, asegúrate de que tu máscara tenga un pico ancho para que no quede presionada contra tu boca y barbilla. Esta falta de contacto directo hará maravillas en tu rostro y te ayudará a respirar.

2. Lávate y omite el maquillaje

Limpiarse la cara es lo más importante para evitar la mascarilla. Si continúas colocando tu mascarilla sobre la piel sucia, solo propagarás más bacterias. Además, el evitar los cosméticos ayudará a mantener los poros libres y felices. El maquillaje causa bastante irritación como está, y con la mitad de nuestras caras ocultas, ¿por qué nos seguimos torturando?

3. Cuidado de la piel nutritivo

Al elegir tu producto SPF, siempre busca una fórmula que no sea comedogénica. Los limpiadores deben ser ligeros pero hidratantes, y un humectante debe ser ligero y estar lleno de antioxidantes. El ingrediente ácido hialurónico es un salvavidas cuando se trata de una humedad ligera como el aire. Básicamente, tantos productos mate como puedas encontrar que no se sequen.

4. Limpia tu mascarilla

Así como el lavarse la cara es importante para mantener la piel limpia, lavar la mascarilla utiliza la misma lógica. Las máscaras desechables no se pueden lavar y no son buenas para el medio ambiente, así que consigue algunas máscaras transpirables que puedas rotar. El uso de máscaras sucias significa poros tapados y piel grasa. Lava las máscaras a mano con agua tibia y detergente si es posible; consulta las instrucciones de lavado de tu máscara específica.

5. Prepárate con soluciones para el camino

Estas toallitas reparadoras para el acné se pueden usar antes y después de ponerse la máscara y brindan un brillo intenso. Contienen exfoliantes naturales como el ácido láctico, salicílico y glicólico que mantienen los poros frescos y limpios. Eliminan las bacterias mientras suavizan la piel con manzanilla y aloe vera.

6. Mantén la higiene bucal

Nuestras mamás siempre nos decían que nos laváramos los dientes, y tenían razón. Es posible que no veas un vínculo directo entre la salud de los dientes y una buena piel, pero la boca está llena de patógenos y bacterias, por lo que cuando atrapa todo ese aliento dentro de su mascarilla facial, cada exhalación atrapa esas cosas asquerosas dentro de su piel. Cepíllate los dientes y usa hilo dental dos veces al día; usa enjuague bucal si es posible.

7. Rocía tu mascarilla con tónico

Esto puede sonar controvertido, pero escúchanos: el rociar un tónico en tu mascarilla puede ayudar a eliminar el exceso de sudor, cosméticos, aceite y suciedad con sus propiedades astringentes. Claro, esto podría funcionar mejor cuando se aplica directamente sobre la piel, pero el poder antibacteriano y antiinflamatorio de muchos tónicos puede ayudar a agregar otra capa protectora. Si buscas obtener más longevidad de tu mascarilla y no quieres estar constantemente haciendo tu rutina para la piel durante todo el día, este es un truco digno.

8. Comprende si tienes maskne o algo más

El acné quístico es una realidad dolorosa para muchos, pero es diferente al maskne. Si sueles tratar con piel extremadamente inflamada o acné quístico, te sugerimos no solo seguir nuestros consejos, sino también acudir a un dermatólogo, ya que los medicamentos de venta libre pueden empeorar estas condiciones. Este médico para la piel puede recetarte cortisona o retinoides antiinflamatorios.