6 Poderosas Formas De Practicar El Amor Propio



La felicidad de cada persona, hombre o mujer, comienza con el amor propio. Es simplemente imposible encontrar paz interior y felicidad si no aprendes a amarte a ti mismo primero. El valor propio, la autoestima y la confianza en uno mismo, todo esto sólo puede construirse sobre una base firme de amor, cuidado y respeto por uno mismo. No importa si tus amigos, familia y pareja te aman y te tratan bien, porque terminarás sintiéndote deprimido si no te enamoras de ti mismo primero y ante todo. Se trata de aceptar quién eres con todas tus pasiones, fortalezas, debilidades, talentos, errores y mucho más. Hagamos un viaje dentro de nosotros mismos y exploremos las 6 poderosas formas de practicar el amor propio.

Ten un poco de “tiempo para mí” todos los días

Ya sea que seas una madre ocupada, una mujer de negocios, una mujer deportista, o todo lo anterior, es importante tener algo de “tiempo para mí” todos los días. Este es el tiempo que pasas a solas contigo misma y sintonizas con tus sentimientos, deseos, escuchas el mundo que te rodea, y te preparas para empezar el día. Es bueno tener al menos 15 minutos por la mañana para hacer meditación o alguna otra práctica de atención antes de que el resto del mundo se despierte. Este es el momento en que encuentras tu equilibrio y te preparas para enfrentarte a lo que venga. Puedes hacer cualquier cosa, leer un libro, beber una taza de café, hacer yoga, ir a correr, o simplemente mirar por la ventana. Este es el momento de conectar con tu interior y la paz que siempre está dentro de ti, sin importar lo que esté pasando.

Acepta lo que sientes

El aceptarse a sí mismo es difícil para la mayoría de nosotros, ya que nadie lo enseña realmente ni a los niños ni a los adultos. De niños aprendemos que la aceptación de nuestros padres es lo más importante, y luego se amplía a los compañeros de escuela, profesores, compañeros de estudio, compañeros de trabajo, y la sociedad en general. Pero, ¿qué hay sobre aceptarse a sí mismo por lo que realmente es? Eso es lo más importante del mundo. Es más fácil hacerlo cuando te sientes bien y feliz, simplemente aceptas que esto es lo que eres y lo que sientes en el momento. ¡Es tan natural! Pero cuando te sientes deprimida, enfadada o herida, sólo quieres que desaparezca, no lo vives, prefieres centrarte en ver un programa de televisión, tomar una copa o cualquier otra distracción. El asunto es que también deberías estar presente en estos estados. Vive a través de ellos, no los suprimas, y desaparecerán porque nada es constante, ni siquiera el dolor. De lo contrario, las emociones suprimidas pueden convertirse en problemas más grandes e incluso llevar a problemas de salud.

Ama a tu cuerpo

Tu cuerpo es el precioso recipiente de tu mente, alma y espíritu que te permite vivir tu vida al máximo. Te permite experimentar emociones, comunicarte con la gente, ser creativo y construir relaciones significativas. Este cuerpo es lo primero que conocemos cuando nacemos, ya que aprendemos a percibir los alrededores usando nuestros sentidos. Aprende a aceptar y amar este hermoso cuerpo porque tu vida no sería posible sin él. Tómate tiempo para nutrirlo con comida sana, construye una dieta adecuada para ti, incorpora algunos ejercicios para hacerlo más saludable, y trata de hacer yoga o qigong para reconectarte con tu cuerpo a todos los niveles. Tu cuerpo tiene su propio ritmo y necesidades. Puede sentirse cansado cuando quieres quedarte despierto hasta tarde y puede necesitar salir a caminar cuando prefieres quedarte dentro para ver un programa de televisión. Aprende a escuchar a tu cuerpo y a medida que lo hagas más feliz, tu estado de ánimo y tu ritmo de vida también cambiarán para mejor.

Sal de las relaciones tóxicas

Puede que pienses que te amas a ti mismo completamente, pero eso no será verdad hasta que salgas de todas las relaciones tóxicas de tu vida. Siéntate y haz una lista de todas las personas que tienen el hábito de humillarte, tratarte con falta de respeto y menospreciarte de cualquier otra manera. No importa si son tus padres, tu pareja o un amigo querido. Sé sincero contigo mismo y míralos como lo que realmente son. Una vez que te das cuenta de que hay gente en tu vida que te hace miserable, es hora de hacer cambios. Si no puedes dejarlos ir (todavía) piensa en definir tus límites con ellos. No tengas miedo de hablar cuando te lastimen por lo que hacen o dicen. Un simple “esto no está bien para mí” es de gran ayuda, ya que algunas personas simplemente no entienden el impacto que tienen en otros.

Ordena

La mayoría de las veces nuestro entorno refleja lo que hay dentro, nuestro estado de ánimo, emociones y pasiones en la vida. Y viceversa, las cosas de las que nos rodeamos tienen un impacto en nuestra psique, humor e inspiración. Por eso es tan importante despejar el espacio que nos rodea. Empieza por tu habitación y tu armario, ese es el lugar donde la mayoría de las cosas viejas e inútiles habitan. Separa las cosas que te gustan y quieres usar de las que son viejas o con las que simplemente no te sientes conectado. Siempre puedes regalarlas o incluso venderlas si te apetece. Sabas estorbos de tu armario dará espacio para que entren nuevas cosas en tu vida, incluyendo nuevas relaciones, hobbies y eventos positivos. Ordena toda tu casa, ya que esto tiene un impacto directo en tu sensación de seguridad, felicidad y salud.

Haz algo que te guste

Cuando te amas a ti mismo, naturalmente quieres hacer las cosas que te traen alegría y felicidad. Y viceversa, si haces las cosas que amas, también acumulas amor por ti mismo mientras construyes la autoestima y la confianza en ti mismo que te hacen un ser humano más feliz. No tienes que convertirte en un profesional o en un experto para ser feliz con lo que haces, ¡es el proceso lo que más importa! Si te gusta correr y te hace sentir mejor, entonces haz un hábito y disfrútalo plenamente. Si te gusta pintar o dibujar, hazlo cuando tengas tiempo libre y mira cómo te hace sentir. El hacer algo no por los demás y no porque sea prestigioso o traiga dinero, sino porque simplemente te hace feliz es una forma segura de practicar el amor propio.