7 formas de construir buenos hábitos y mantenerlos



Seguramente te ha sucedido más de una vez: Estás muy decidido para cambiar de hábitos, empiezas muy bien, pero poco a poco te desmotivas y al final no lo consigues.

Modificar nuestras rutinas e implementar otras no es cosa fácil. Y lo peor es que con frecuencia adquirimos hábitos nocivos, que no sólo no nos benefician en nada, sino que nos alejan cada vez más de lo que realmente deseamos lograr.

La buena noticia es que hay manera de revertir este problema y encaminarte por el camino correcto. Como dice el dicho: “Una meta sin un plan, es solo un sueño”, así que lo que necesitas es organizarte de la forma correcta para que logres cambiar de hábitos.

En este artículo te decimos cómo puedes lograrlo.

Elige un objetivo

Lo principal es tener claro qué es lo que deseas conseguir y por qué. Toma pluma y papel y escribe todo: Hacer ejercicio con regularidad, comer más sano, meditar, levantarte más temprano, pasar más tiempo en familia, etc. Después elige uno y enfócate en él. Con frecuencia queremos hacer muchos grandes cambios a la vez, lo cual es la fórmula ideal para fracasar. Es mucho más sencillo ir por partes, y una vez que has logrado con éxito implementar un hábito, pasar al siguiente.

Divide tu objetivo en pequeñas metas

No caigas en el error de querer empezar a lo grande, porque será más complicado. Si por ejemplo, planeas hacer ejercicio todos los días durante todo el año, la primera semana que falles te sentirás muy desmotivado. Es mejor plantearte metas semanales y realistas, lo que renovará tu entusiasmo con frecuencia, cada que logres tu objetivo una semana más.

Con cada pequeño logro que tengas, la motivación aumenta y tus probabilidades de tener éxito a largo plazo se incrementan enormemente.

Lleva un seguimiento gráfico

Es muy fácil perder la noción de los días y de las actividades diarias. La única manera de tener muy claro lo que haces y lo que no, es llevando un seguimiento. De preferencia, visual. En un calendario, en papel o en computadora o teléfono, lleva un control de los días en que cumples con ese nuevo hábito. Eso te ayudará a darte una palmada en la espalda cuando lo has hecho bien, y a corregir el rumbo cuando estás fallando. Si no llevas un control, no sabrás ni cuándo comenzaste a abandonar, y te darás por vencido.

Usa recordatorios y activadores

Cuando tratamos de implementar un nuevo hábito, es muy común olvidarnos de practicarlo, precisamente por la falta de costumbre. Así que lo más conveniente son los recordatorios que sirvan como activadores. Puede ser desde poner un recordatorio en tu teléfono, hasta dejar junto a la cama la ropa de ejercicio lista para la mañana siguiente, o tener siempre un libro en la mesa de noche, para recordar que planeas adoptar el hábito de la lectura antes de dormir.

Establece incentivos

Los seres humanos usualmente nos debatimos entre la gratificación inmediata y el beneficio a largo plazo. Por ejemplo, aunque sepas que te conviene hacer ejercicio por la mañana para lograr tu meta de bajar de peso, resulta más atractivo quedarte en la cama y dormir un rato más.

Por ello, un truco excelente para fortalecer la motivación es darnos incentivos extras. Si logras cumplir tu meta de ejercitarte durante el mes, te puedes premiar regalándote ese reloj deportivo que tienes en la mira.

Adopta rituales

Un ritual es una serie de pasos que siempre haces de la misma forma, y que disfrutas hacer. Si logras implementar tu nuevo hábito dentro de un ritual, aumentas tus probabilidades de éxito. Por ejemplo, para leer todos los días, podrías hacerlo preparándote tu bebida favorita, sentándote en tu sofá más cómodo y con música que te gusta de fondo.

Acepta que vas a fallas a veces

Una parte esencial para mantener tu nuevo hábito a largo plazo es estar consciente de que algunas veces vas a fallar. Es imposible llevar una rutina con precisión militar, sin que la vida misma se atraviese en el camino. Si estás preparado para esos imprevistos, te será más fácil retomar tu buen hábito sin sentir que has fracasado.