8 pasos para derrotar a la coronadepresión



Uno de los problemas de la cuarentena es el estado psicosocial de una persona. En el caso de COVID-19, es importante observar no solo la higiene, la alimentación, el ejercicio, la productividad, sino también mantenerse firme emocionalmente y si es posible ayudar a las personas necesitan apoyo.

En tiempos de confinamiento hay posibilidades de sufrir depresión, pánico o frustración. Mucha gente toma una posición activa e intenta resistir, luchar contra la situación, hacer ejercicio, ir de compras y controlar el futuro a tope. En otro caso la situación se da por llevar y las personas fingen que no hay amenaza, que no está sucediendo nada y se ponen a esperar que todo se pase.

Pero hay que reconocer que la situación se complica por el hecho de que la pandemia se está prolongado, y no está claro cuándo terminará todo. Cuando todo se retrasa, los mecanismos de autoprotección no funcionan: una persona no puede “correr” durante mucho tiempo o actuar como que no sucede nada. De lo contrario, puede ocurrir agotamiento emocional y físico. Para resolverlo es necesario aceptar el estado actual de las cosas y abordar el problema de una manera diferente.

1. Controlar la información que recibes

Minimiza la visualización, lectura o percepción de noticias que te preocupan. Recibe información solo de fuentes confiables para protegerte y proteger a tus seres queridos. Si sientes ansiedad, te recomendamos establecer varios puntos de tiempo durante el día en los que puedes dedicar tiempo para las noticias de fuentes confiables y su análisis objetivo y propio.

2. Confiar en ti mismo

La autoconfianza permite a una persona obtener acceso a poderosos recursos internos que alimentan la mente y ayudan vivir la vida disfrutando así como es. Es la confianza interna, un sentido de singularidad personal ayuda a mantener la calma y tomar la decisión correcta en cualquier circunstancia.

3. Reconocer tus habilidades

Conocer tus características, aspectos positivos y negativos, poder regularlos y presentarlos correctamente. Al mismo tiempo, podemos aprender de otras personas que no son como nosotros, pero cuya calidad de vida nos ayudaría con los cambios en nuestras vidas. Solo que esto no debe ser una copia a ciegas, sino un ejemplo consciente, analizando dónde y como puedo aplicar eso que se me da tan bien y como puedo cambiar algo malo en mi sin forzarme emocionalmente.

4. Decidir que es lo tuyo

Se trata de reconocer cual situación te corresponde y cual no. Es decir, hay cosas que no dependen de ti y no tienes que intentar cambiarlas o sufrir por ello, sino cambiar tu actitud ante la situacion que se presenta, por ejemplo un virus que está por todo el mundo o encierro en casa que está pensado para solucionar un problema global. No se si podrás influir a nivel mundial, pero si que puedes llevar bien esta situación pensando a corto plazo y haciendo todo lo posible para sentirte en equilibrio.

5. Haz ejercicio

Las personas que experimentan ansiedad o depresión a menudo están obsesionadas con pensamientos negativos. Los ejercicios, especialmente los conscientes, pueden distraer de la autoexcavación, redirigiendo la atención de los problemas internos negativos a las experiencias agradables actuales.

6. Aprende algo nuevo

Las personas que dominan nuevas habilidades aumentan su propia efectividad, lo que posteriormente conduce a una mayor autoestima y motivación.

7. Medita

Esta es una gran técnica para relajar una mente distraída, una mente inquieta, sentir una sensación de calma y paz, también observar con la práctica diaria cómo funciona tu mente para fijarte en cosas pequeñas pero importantes. También ayuda combatir la ansiedad ante el futuro desconocido.

8. Disfruta de ti

Si, asi de simple. Aprende disfrutar de tu ser. Encuentra unos minutos diarios para hacer una lista de los tres logros de hoy, de la semana o del año. Con está practica pronto comenzarás a sentirte mejor contigo [email protected] Otra forma es prestar atención a las pequeñas alegrías, tratar de vivir en tiempo presente. Presta más atención a tus sentimientos.