Los 10 productos que deberías eliminar de tu lista de la compra – Her Beauty

Los 10 productos que deberías eliminar de tu lista de la compra

Advertisements

A veces consideramos extrañas a esas personas que huyen de los beneficios de la civilización urbana y se trasladan al campo, movidas por el interés en cultivar sus propios productos y llevar un estilo de vida más saludable y lento. Lo cierto es que en ocasiones nos resulta difícil entender cómo es posible vivir sin facilidades y llevando un ritmo distinto al de la ciudad, donde tenemos a nuestra disposición de forma rápida y fácil cualquier alimento, incluyendo los productos sanos que están más de moda y otros productos que, según la publicidad, mejoran nuestra salud.

Sin embargo, conviene que nos planteemos algunas preguntas. ¿Son estos productos realmente sanos, o es que como consumidores caemos en las trampas de nuestras rutinas? ¿Qué es exactamente la calidad de vida? Es difícil decirlo en concreto. Lo que es un hecho es que cada vez consumimos más alimentos que ni siquiera los animales con hambre comen. 

Este artículo va para aquellos que se han propuesto cambiar sus hábitos alimenticios y tratan de vivir de una forma más saludable. Sólo eliminando algunos productos muy habituales y no cayendo en la trampa publicitaria de lo “sano” podrás vivir mejor.

0% grasas

Los alimentos bajos en grasa también son peligrosos, pues presentan una mayor concentración de carbohidratos: almidón, azúcar, sustitutos del azúcar… Al consumir este tipo de productos podrás ganar kilos de más con facilidad. Además, los alimentos bajos en grasas no permiten la absorción de vitaminas.

Mantequilla de cacahuete

Se trata de un producto nativo americano que se ha popularizado activamente en todo el mundo desde la década de 1980. Si la fabricamos nosotros mismos, la mantequilla de cacahuete natural es realmente saludable. Contiene muchos oligoelementos importantes: zinc, manganeso y fósforo, así como vitaminas A, B, E y PP. Sólo hay un matiz: es extremadamente alta en calorías. Por lo tanto, no puedes comer más de dos cucharaditas al día. Es decir, un sándwich de mantequilla de cacahuete para el desayuno está bien, pero dos ya no tanto.

Cereales de maíz

No hay nada de malo en comer cereales si los consideramos un postre. El problema es que los anuncios nos presentan los copos de maíz como el ingrediente clave para un desayuno perfecto, delicioso y saludable. 100 g de estos copos cubren el 61% del requerimiento diario de carbohidratos y el 24,4% del requerimiento calórico diario. Dos porciones ya son demasiado. Al mismo tiempo, la necesidad de proteínas y grasas se satisface solo en un 7% y un 1,34%, respectivamente.

Barritas de proteína

Muchas barritas para “deportistas” contienen mucha más azúcar que los postres habituales y aproximadamente la misma cantidad de carbohidratos que las famosas chocolatinas Snickers o Milka. Al mismo tiempo, contienen proteína de soja y caseína en su composición, lo que claramente no las convierte en un producto sano.

Loading...

Hamburguesas veganas 

La proteína de soja se hace a partir de soja modificada genéticamente, a la que posteriormente se le suministra hexano, un disolvente nocivo que además de usarse para borrar pinturas, etiquetas de precios o gomas, se encuentra en este tipo de hamburguesas y en aceites de soja, maíz y colza. Y no, las hamburguesas de McDonalds no son la solución: asegúrate de que la hamburguesa que tomas tenga un certificado ecológico.

Smoothies embotellados

Aparte de fruta y verdura también contienen colorante de caramelo, pectina, fructosa, goma xantana, etc. Están tan llenos de calorías y azúcar como los zumos normales. Es mejor prepararlos en casa o buscar un lugar en el que te lo hagan al momento para evitar que las frutas pierdan sus propiedades.

Exceso de grasas saturadas

Las grasas saturadas son un componente realmente importante y útil, pero muchas personas simplemente las comen en exceso, lo que provoca inflamación en el cuerpo. Los productos lácteos (crema, mantequilla, quesos, carnes grasas) son todos grasas saturadas. Un exceso de ácidos grasos saturados conlleva un exceso de colesterol en el cuerpo. Así que vigila tu consumo de grasas saturadas y no te olvides de los omega-3 insaturados, como el aceite de linaza, el aceite de cáñamo, el pescado azul, las nueces, las semillas de chía o los suplementos de aceite de pescado.

Exceso de azúcar

El consumo excesivo de azúcar aumenta el riesgo de trastornos metabólicos. En un contexto de insulina alta aparecen formaciones fibrosas no quísticas, crecimientos del endometrio, todo tipo de tumores (lipomas, adenomas, fibromas, etc.) … Por eso es muy importante prestar atención al exceso de azúcar en la dieta y revisarlo, especialmente en la comida de los peques.

Refrescos gaseosos

Se ha demostrado que estos alimentos dañan los dientes y la piel, alteran el equilibrio hormonal y aumentan el azúcar en sangre. Los refrescos siempre contienen una gran dosis de azúcar, colorantes y conservantes, algunos de los cuales son cancerígenos peligrosos. Los edulcorantes sintéticos no mejoran la situación, ya que estas sustancias tienen sus propios efectos secundarios.

Palomitas de microondas

Las palomitas de maíz para microondas en bolsas contienen ácido perfluorooctanoico, la toxina y el carcinógeno más fuerte que causa el cáncer. El diacetilo, una sustancia química que a veces se utiliza como aromatizante, también se ha encontrado en algunos productos. Debido al alto contenido de sustancias nocivas que contienen, es mejor no comer bolsas de palomitas de maíz aptas para microondas.

Advertisements