9 Razones por las que los Hombres Malos Son Como la Comida Chatarra



Los hombres malos son exactamente lo mismo que la comida chatarra, si lo piensas. Al principio, se ven tan tentadores y valiosos y estás por las nubes mientras los comes, pero una vez que los has probado, las consecuencias son terribles. Y los hombres de cama te dejan con mucho más que un dolor de estómago. He aquí por qué la comida poco saludable y los hombres son muy similares entre sí.

1. Culpa a la televisión

Todo comienza con la televisión y las falsas representaciones en los anuncios y programas. Las hamburguesas con queso, como los hombres, se hacen para parecer tan hermosas y sensibles en la televisión, con todos los rasgos que queremos en una comida/hombre. Un episodio de Gossip Girl o de Vampire Diaries te hace ver a los peores hombres y no te importa cómo te molesten, porque, bueno, mira esas abdominales. Si dejas de centrarte en las apariencias y en una fachada poco realista, puede que te salga una buena.

2. La euforia es genial, pero la caída no lo es

La sal y el azúcar son los principales ingredientes de la comida basura que todos amamos. Estos, junto con el glutamato monosódico, hacen que estos alimentos sean súper adictivos. Pero todos sabemos que son tóxicos. Aún así, parece que no podemos dejar esas papas fritas hasta que se termine toda la bolsa, aunque sabemos que nos van a arruinar la piel, nos va a dar enfermedades del corazón, y por último, nos enviará a una montaña rusa emocional, como personas depresivas. Mujer, ¡la emoción no vale la pena!

3. Entonces, llega la culpa

Después de volverte loca con una bolsa de McDonald’s, empiezas a sentir remordimientos por tus acciones. Tu energía se agota, sabes que el peso de agua va a estar por las nubes al día siguiente, pero aún así no pudiste resistirte. Como un tipo con malas vibraciones, las malas elecciones de comida no son fabulosas para tu confianza en ti misma o para tu salud mental, y no deberían formar parte de tu plan a largo plazo.

4. Ambos te enferman

El hombre equivocado, y la indulgencia de la comida chatarra equivocada, puede hacer que te enfermes físicamente, todas conocemos esas náuseas. Todos esos conservadores e ingredientes económicos no son buenos para tu cuerpo. Un hombre también te hará enfermarte, te hará deprimirte, estar ansioso, desanimado, e incluso físicamente enferma. La solución para sentirse mejor es empezar a llevar un estilo de vida más saludable. Hombres menos asquerosos, y menos comida asquerosa. Nos suena bien.

5. Siempre opta por la calidad superior en lugar de la baja calidad

Te mereces un filete de primera, no una hamburguesa con queso congelada. El escoger a un hombre malo, como escoger una hamburguesa de carne de mala calidad, no es una buena inversión de tu tiempo, energía o dinero. Incluso si él provee financieramente, ¿estás emocionalmente satisfecha? No te permitas estar bien con una imitación barata, te mereces el un trato de lo mejor.

6. El mismo tipo de veneno

Algunos tipos malos se disfrazan de tipos buenos. Lleva un tiempo afinar tu radar para evitar el drama y los esbozos, pero una vez que lo hagas, y empieces a confiar en tus instintos, la vida será mucho mejor. ¿Por qué buscar tanta validación cuando ya eres increíble por tu cuenta? El bajar demasiado los estándares puede hacer que cambies entre diferentes tipos de hombres malos, lo que te hace pensar que estás creciendo cuando no lo estás. Una hamburguesa de pescado y pollo es tan mala como una de cuarto de libra, así que aguanta y deja que tu hambre aumente en lugar de cambiar constantemente las malas opciones.

7. Ser fuerte es una elección

La fuerza de voluntad es algo que todos tenemos, pero a veces es difícil de promulgar. Muchas de nosotras comemos emocionalmente para consolarnos cuando nos sentimos mal con nosotras mismas, y lo mismo ocurre con las citas. Cuando no nos sentimos bien, tendemos a tomar malas decisiones, románticas y relacionadas con la comida. Pero al igual que puedes dejar el hábito de los hot dogs, puedes dejar el hábito de los hombres tóxicos. Si te encuentras en una espiral, recuerda que eres independiente y no le temes a ningún hombre.

8. Las citas compulsivas y los atracones no son tan diferentes..

Cuando has tenido demasiadas citas malas, es como comer demasiada comida basura. Sabes que los resultados van a ser horribles, pero no puedes parar aunque sabes muy bien que hay un tren descarrilado que se dirige hacia ti. Una mala hamburguesa, y pronto te habrás comido todo el menú. Una aventura con un chico malo y pronto pasarás cada noche con un vampiro de energía diferente. Reduce la velocidad y guarda esa energía para un hombre que la merezca, incluso en escenarios casuales.

9. Ambos te hacen sentir fatiga

Los hombres y la comida de baja calidad tienen algo en común, de seguro ambos te agotan. La comida chatarra causa fatiga crónica hasta el punto de que puede llegar a ser difícil completar las tareas diarias. Lo mismo ocurre con un hombre que es el peor. Aunque no vale la pena, estará todo el día en tu mente, haciéndote preguntas como: ¿por qué no te ha contestado? ¿Por qué me evade? ¿Por qué siempre estamos rompiendo y haciendo las paces? En vez de eso, sigue con una saludable mezcla de frutos secos, y un tipo que realmente sabe respetar a las mujeres.