7 datos que probablemente no conoces sobre Can Yaman – Her Beauty

7 datos que probablemente no conoces sobre Can Yaman

Advertisements

Sólo lleva siete años de carrera como actor pero ya se ha hecho un sitio en el mundo de la interpretación. El turco Can Yaman no solo ha adquirido una gran fama por sus papeles en series como Dolunay, sino que también se ha hecho acreedor de diversos reconocimientos por su trabajo en la pequeña pantalla, desde donde ha robado el corazón de millones de seguidoras dado su gran atractivo físico.

De abogado a actor políglota

Nacido en Estambul, Can Yaman es hijo de una profesora y de un abogado que se divorciaron cuando él tenía 5 años de edad. Siguiendo los pasos de su padre, estudió Derecho en la Universidad de Yeditepe con una beca de baloncesto, e incluso ejerció como abogado en Pricewaterhouse Coopers, aunque tan solo durante seis meses.

Can señala que en su país está prohibido ejercer dos profesiones, por lo que se vio obligado a dejar la abogacía para desarrollar su carrera como actor. Sin embargo, mantiene el bufete que creó con dos compañeros y podría volver a ello si un día así lo decide.

Yaman estudió actuación y tuvo su primera oportunidad en 2014 en la serie Gönül Isleri. Can domina varias lenguas. Además del turco, su idioma natal, habla también italiano, inglés y alemán, y está aprendiendo español. 

Deportista y saludable

La belleza física del actor turco va de la mano de su afición por los deportes y por cuidar su salud. Yaman practica baloncesto, crossfit y box de forma habitual, y acude todos los días al gimnasio. También procura llevar una buena alimentación en la que no faltan el ginseng, la linaza y el ajo con el fin de fortalecer su sistema inmune.

Su apariencia de portada de revista lo ha llevado justo a eso: el actor ha posado para publicaciones como Vanity Fair, Life, Men’s Health, GQ y Hola, entre otras.

Adiós a la melena

Si te has topado con fotos de Can Yaman sin sus características melena y barba, esto se debe a que en 2020 tuvo que cumplir con el servicio militar, que es obligatorio en su país natal. El intérprete tuvo que decir adiós a su cabellera, y según aseguró, la donó a enfermos de cáncer.

Después de ello, poco a poco volvió al look al que tiene acostumbradas a sus seguidoras.

El corazón de Can

Loading...

Al atractivo actor se le ha vinculado con diversas mujeres de la farándula, en particular con quienes han protagonizado junto a él exitosas series como Dolunay (Luna Llena), İnadına Aşk (Amor Obstinado) y Erkenci Kus (Pájaro Soñador). 

Sin embargo, parece ser que Diletta Leotta es quien finalmente ha conquistado su corazón, pues la periodista y presentadora italiana y el actor ya llevan juntos varios meses, desde principios de año.

Víctimas de acoso mediático

Drones fuera de sus ventanas y paparazzis siguiéndola a todas partes. Son algunas de las técnicas de acoso que Diletta denunció hace unas semanas, cuando por fin se pronunció en contra del periodismo basura de algunos medios que, entre otras cosas, la habían acusado de infidelidad contra su pareja. 

Hace unas semanas, se encendieron las alarmas cuando Can Yaman abandonó su cuenta de Instagram. Se especuló con problemas de salud y hasta con una desaparición por motivos religiosos. Sin embargo, el actor ha vuelto a publicar en la red social, calmando las habladurías, en especial las que apuntaban a que su relación con Leotta había terminado. Eso sí: parece ser que la pareja ha decidido compartir menos imágenes juntos. 

El lado oscuro

Por desgracia para sus fans, el sexy actor tiene algunos problemas a la hora de dominar sus peores impulsos. En 2016 fue acusado por su coprotagonista en Hangimiz Sevmedik (¿Quién de nosotros no amó?), Selen Soyder, por haberle lanzado una taza con té caliente, y por ello fue demandado y sentenciado a pagar una multa de más de mil euros. 

Otro incidente ocurrió en 2019, cuando fue señalado por lanzar una cámara a un grupo de fans que irrumpió en el set en el que se encontraba grabando.

Amante de la cocina 

Yaman ha revelado que le encanta cocinar, y que acostumbraba a hacerlo con regularidad con su padre, de raíces albanas, que le enseñó varias recetas. Sin embargo, desde que es actor tiene poco tiempo para ello, pues casi siempre come fuera. 

Advertisements