8 Posturas De Yoga Para Aumentar Tu Inmunidad, Flexibilidad Y Estado De Ánimo



Yoga en sánscrito significa “unidad”, ser uno con tu espíritu, mente y cuerpo. Por eso la antigua práctica del yoga, que ha existido durante miles de años, abarca no sólo actividades físicas, posturas estáticas y ejercicios de respiración para mantener nuestros cuerpos sanos, sino también una serie de prácticas espirituales como la meditación y la atención. Pero si no tienes tiempo para un estudio profundo del yoga, no te desesperes. Puedes empezar en casa con algunas asanas fáciles y ver cómo funcionan para ti. Estas son 8 poses de yoga para aumentar tu inmunidad, flexibilidad y estado de ánimo.

Tadasana (Postura de Montaña)

Esta puede parecer una postura muy simple, pero una vez que la domines, alineando todas las partes de tu cuerpo en una línea recta, descubrirás que de alguna manera se siente antinatural. Eso sucede porque la mayoría de las veces nos encorvamos, nos sentamos en posiciones extrañas y carecemos de flexibilidad debido al trabajo sedentario y a la falta de movimiento. Esta es la postura básica para cualquier asanas que hagas después e inmediatamente te mostrará si tienes algún problema con tu columna vertebral.

Vrksasana (Pose de Árbol)

Si a menudo sientes que tu mente está desequilibrada y tiendes a cuestionarlo todo, entonces Vrksasana o Pose de Árbol debería convertirse en una de tus favoritas. Es posible que experimentes algunas dificultades cuando empieces, pero a medida que practiques más y más, acumularás la sensación de estabilidad y tu equilibrio mejorará mucho en todos los aspectos de la vida. También fortalece tu columna vertebral y mejora la postura.

Matsyasana (Pose de Pez)

Matsyasana es una de las poses más rejuvenecedoras que fortalecen tu núcleo, mejora la flexibilidad de la columna vertebral, al mismo tiempo que refuerza tu inmunidad. Aumenta enormemente los niveles de energía y ayuda a reducir el estrés. Abre el pecho y los pulmones, liberando cualquier emoción bloqueada que puedas tener ahí. La postura del pez es un gran refuerzo de la inmunidad que mejorará enormemente tu estado de ánimo si se hace de forma regular.

Virabhadrasana (Pose de Guerrero)

La Virabhadrasana es una de las mejores poses cuando se trata de mejorar tu flexibilidad. Nombrado por un guerrero Veerabhadra de la mitología hindú, también crea una sensación de poder, mientras mejora la concentración y el enfoque. Ayuda a estirar la espalda, el pecho, el estómago, los pulmones, y mejora enormemente la resistencia en general. También fortalece tus articulaciones y te ayuda a ser más estable, tanto en tus pies como en el interior de tu mente.

Dhanurasana (Pose de Arco)

Dhanurasana es una gran pose para probar cuando te sientes deprimido, tenso o tienes algunas emociones reprimidas. Esta asana abre tu pecho y tu corazón, permitiéndote respirar profunda y fácilmente, doblando todo el cuerpo en un hermoso arco. Esta postura alivia el estrés y la presión psicológica, enviando una señal a tu mente de que está bien relajarse y que no hay necesidad de encerrarse. También ayuda a estimular los órganos digestivos.

Balasana (Pose de Niño)

Balasana es una de las poses de yoga más fáciles y beneficiosas que incluso un principiante puede hacer. Es perfecta para calmar tu mente y reducir el estrés mientras te sientes seguro y protegido. Esta asana imita que estás dentro del útero, por lo que permanecer en esta postura durante mucho tiempo puede traer una gran paz a tu mente. Además de su efecto tranquilizador, Balasana también estira tu abdomen y ayuda a eliminar las toxinas, lo cual es muy importante para tu inmunidad.

Viparita Karani (Pose Piernas Sobre la Pared)

Viparita Karani es la pose número uno cuando se trata de relajar tanto la mente como el cuerpo. No requiere casi ningún esfuerzo para subir los pies a la pared, y luego simplemente disfrutas del increíble efecto que tiene en ti. Es una gran pose para mejorar la circulación de la sangre y estimulará enormemente tu sistema linfático, que circula desde los pies hasta la cabeza. Ayuda a eliminar las toxinas, mejora enormemente tu inmunidad y calma tu sistema nervioso.

Sukhasana (Pose Sentada)

El simple hecho de sentarse y respirar (o hacer pranayama en términos de yoga) puede ser extremadamente beneficioso para la salud de la mente, el cuerpo y el alma. Una vez que termines con tus asanas principales, simplemente siéntate en la postura de Sukhasana y haz una serie de ejercicios de respiración o simplemente relájate completamente y respira normalmente. Concéntrete en tu respiración y siente como toda su mente y cuerpo se relaja mientras haces esto. Esto calmará tus nervios, reducirá el estrés y mejorará la atención. Simplemente quédate presente en el momento y disfrute de la sensación de estar simplemente vivo.